14 febrero 2011

Sachertorte, una delicia típica de Austria


Hacer esta tarta para mi ha sido un reto. La verdad es que se me da bastante bien cocinar, pero en el mundo de las tartas no estoy muy puesta y viendo en todos los blogs todas las deliciosas tartas que se pueden hacer... pues la verdad es que a una le entran ganas de ponerse manos a la obra e intentarlo.
Esta tarta nace una tarde de miércoles en la que no tenía que trabajar, y en la que me empeñé en que tenía que hacer un Sacher (aún no sé porqué fué esta tarta la elegida... bueno sí, por EL CHOCOLATE) jejeje, cuando algo se le mete a una en la cabeza... en fin este ha sido el resultado y la verdad es que quedé muy contenta con ella. Es una tarta laboriosa, todo hay que decirlo pero bien merece la pena para todos aquellos paladares a los que el chocolate les encanta y además para todos aquellos a los que le gusta cocinar, seguro que disfrutan haciéndola (yo me lo pasé genial). Y sí! seguramente estáis pensando que es una bomba de calorias, también es cierto. Después de comerse un trozo de Sacher hay que dar un paseito de al menos una hora para no sentirse culpable, jejeje. Bueno, es un capricho que uno no se puede perder auque sea una vez al año. Os dejo la receta como siempre con el paso a paso. Ya sabéis que para dudas están los comentarios y el correo.

Necesitamos para el bizcocho:
- 6 huevos
- 200g de harina
- 180 g de azúcar
- 180g de chocolate postres
- 160g de mantequilla a temperatura ambiente
- 1 sobre de levadura (equivale a 2 cucharadas)
- mermelada de albaricoque

Para el almíbar:
- 1 taza (de las de café) de agua
- 100g de azúcar
- Kirsch (yo le he puesto Ron)

Para la cobertura de la tarta:
- 150g de nata
- 180g de chocolate postres
- 1 nuez de mantequilla

Preparación:
Ponemos el horno a precalentar a 180º en posición de arriba y abajo. Cogemos un molde (yo he utilizado uno de los desmontables por los laterales, le he forrado el bajo con papel vegetal y he untado los laterales con mantequilla) y lo dejamos preparado antes de empezar con la mezcla de los ingredientes. También os recomiendo pesarlo todo antes de empezar y tenerlo bien preparado para que así sea todo coger y verter en el bol.


Cogemos el recipiente donde vamos a mezclar y vertemos la mantequilla a temperatura ambiente y el azúcar y con la batidora mezclamos (cuesta un poco pero al final ligan).


Cuando estén integrados vamos añadiendo a la mezcla los huevos uno a uno. Cuando uno esté integrado añadimos el siguiente (es importante hacerlo así) hasta meclar los 6 huevos.


Hecho este paso, lo siguiente es derretir el chocolate al baño maria (yo lo he hecho en el microondas en tres tandas de 30 segundos cada una para evitar que se queme el chocolate) y añadir el chocolate al bol mezclando con energia.


Ahora queda el paso final del bizcocho, tenemos que mezclar la levadura con la harina y tamizarla para añadirla al bol (yo lo hago con un colador), se mezcla todo bien con ayuda de las barillas de la batidora, se vierte la mezcla en el molde y se mete en el horno unos 35-40 minutos (ya sabéis que depende mucho de cada horno) pero lo mejor es ir comprobando con un palillo que esté cocinado del todo el bizcocho (cuando el palillo salga seco estará hecho). Por cierto a mi se me empezó a los 25 minutos a dorar mucho por arriba y lo que hice fue ponerle papel de aluminio en la parte superior y dejarlo 10 minutos más.


Mientras el bizcocho Sacher está en el horno, tenemos que preparar el almíbar con el que lo emborracharemos. Para ello, cogeremos un cazo y pondremos la taza de agua y los 100g de azúcar y mezclaremos hasta obtener una especie de jarabe de color transparente, entonces los retiraremos del fuego, le añadiremos el ron (a gusto del consumidor, yo eché 6 cucharadas soperas y creo que la próxima vez le echaré un poco más) y lo dejaremos enfriar.


Cuando el bizcocho esté horneado, lo desmoldaremos y lo dejaremos enfriar.


Luego, con ayuda de un cortador de bizcochos (yo he utilizado un cuchillo jamonero) partiremos en dos capas el bizcocho (obtendremos dos tapas), empaparemos la base con el almíbar y encima le pondremos una fina capa de mermelada de albaricoque.


Taparemos el bizcocho haciendo coincidir bien las dos partes y repetiremos el mismo el mismo procediemiento del almíbar y la mermelada en la parte superior del bizcocho. Por cierto, yo para empapar el bizcocho me ayudé de una jeringa y me fué más fácil.


Ya tenemos el bizcocho bien emborrachado y montado, sólo queda darle la capa de cobertura. Para ello, pondremos en un cazo los 150g de nata y calentaremos, también derretiremos el chocolate (yo le hice también en el microondas en tres tandas de 30 segundos para no quemarlo) y lo mezclaremos todo junto con la nuez de mantequilla hasta obtener una mezcla homogénea, pero ya fuera del fuego. Pondremos la cobertura por encima con ayuda de una espátula de silicona y lo dejaremos enfriar en el frigorífico. Yo lo decoré un poco con chocolate blanco y poniendo Sacher ya que según he leídó eso y servirlo con nata, es lo típico, ahí ya entra la imaginación de cada uno.


Cuando lo pruebas sólo piensas: mmmmmmmmm CHO-CO-LA-TE


Cris

4 comentarios:

  1. he tenido el placer de probarla,
    buenisima

    ResponderEliminar
  2. ummmmmmmmmmmmm !!

    Que buena tiene que estar.

    ResponderEliminar
  3. Hola Cris!!!!

    Qué maravilla, hija, me encanta tu blog, aunque me da mucha hambre!!

    Contigo todo parece fácil de hacer, aunque no lo sea.

    Te sigo!!

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por seguirme sois un encanto todos. Ahora hay que animarse a cocinar que no es tan dificil!!!

    ResponderEliminar

Me encanta saber tu opinión y gracias a ella el blog crece día a día... Mil gracias por venir a visitarme!!!

nrelate